sábado, 29 de mayo de 2010

Conserve su vehículo como recién comprado

El sol, la lluvia y en general todos los cambios de clima más el uso continuo de su auto van deteriorando la pintura.

Cuidar la pintura se deben seguir ciertas medidas especiales. La clave del mantenimiento de la pintura es tener un lavado periódico; se debe hacer con agua y champú para autos.

Tips

Es necesario utilizar un cepillo o esponja suave que viene diseñado especialmente para este trabajo con la opción de enganchar una manguera para el flujo continuo del agua.

El uso de otro tipo de elementos, como trapos o esponjas inadecuadas, podría retener la tierra y causar un efecto abrasivo sobre la pintura, se rayaría. Nunca debe lavarse el automóvil con detergentes de uso doméstico u otros tipos de solventes, ya que éstos contienen agentes químicos que deterioran prematuramente la pintura. Una vez que el vehículo está limpio y seco, se le pueden aplicar abrillantadores y protectores.

Éstos deben colocarse por lo menos cuatro veces al año y especialmente en verano, que es cuando hay más exposición al sol.

Normalmente se utilizan abrillantadores para realizar el brillo y luego una capa de cera protectora para su conservación. Hay casos donde se encuentren rayas profundas, para ello existen productos pulidores o “robbiniados” que se aplican en forma secuencial, de textura gruesa a fina, con la ayuda de máquinas. Este proceso no debe repetirse muchas veces porque va desgastando la capa superior de pintura, barniz o esmalte color.

Los protectores

Como complemento para aplicar los trabajos de pulido se debe contar con una máquina y dos tipos de disco, Luego se deberán suministar los abrillantadores y protectores manuales para el lustrado final.

Todos los procesos de lavado, pulido y abrillantado deben ser llevados a cabo lejos de la luz de sol debido a que se calienta la chapa, acelerando el secado de los productos utilizados y dificultando su eliminación, eso afecta el resultado final del trabajo, pudiendos sin dejar manchas.

Tome en cuenta

1 Para conservar las condiciones originales de la pintura es importante lavarlo periódicamente. Esto lo preserva de la corrosión y los agentes químicos del ambiente. Como mínimo debe ser lavado una vez por semana.

2 Mediante la aplicación de una resina antiadherente sobre la pintura se protege la misma de la corrosión, se la pule, renueva el color y reduce las filtraciones de aire. Se aplica con el auto limpio, frío y pulido para que se esparza y penetre de manera uniforme sobre la pintura.

3 Lavar de arriba hacia abajo usando una esponja o cepillo mojado con agua y utilizando el shampoo apropiado para su vehículo.

4 Limpie con trapos de algodón, evite pasarle pastes o cualquier cosa que pueda desgastar la pintura.

5 No deje su auto expuesto al sol y a los cambios climáticos por mucho tiempo, esto daña la pintura.

Fuente: laprensa.hn

No hay comentarios:

Publicar un comentario